CARGANDO

Sigueme

Maestro David Guevara
3 noviembre, 2012|Personas Notables

Maestro David Guevara

Maestro David
Maestro David, ¿cómo se llega a ser grande? Leyendo Mijito, mucho más de lo que te exijan tus otros profesores, mucho más de lo que te exijan los programas académicos, mucho más de lo que te puedan recomendar tus padres, leyendo hasta cansarte, y después, leyendo para descansar, cuando lees creces, y si creces te haces grande. Pero no te olvides, Nandito, que si llegas a ser grande, eso no te servirá de nada sino ayudas a tus demás compañeros y a todas las personas que estén abajo a subir junto a ti. En ese instante serás verdaderamente Pleno, que es mas importante que ser Grande.
Lcdo. David Guevara Yépez, Liceo Militar “Héroes del Cenepa”, Año: 1999.
Cuando el Maestro David me dijo aquellas palabras, a mis cortos 13 añitos, las guarde en mi mente y en mi corazón, como un tesoro, como un compromiso, que jamás debería ser defraudado. Diez años después, tuve la oportunidad de recibir la medalla al mérito académico y profesional por parte de la muy Ilustre Municipalidad de Tena, en la Alcaldía del Ing. Washington Varela Salazar, ese mismo día también fue condecorado mi Maestro David Guevara por su destacada trayectoria en el fomento académico y cultural del Cantón Tena, de la Provincia de Napo, y de la República del Ecuador; adicionalmente, se lo nombró, muy merecidamente, cronista de nuestra ciudad, por ser el referente histórico de la trayectoria milenaria de nuestra tierra.
Muchas cosas se dirán y se escribirán sobre este ilustre ciudadano Tenense, se hablará por ejemplo de su compromiso por el desarrollo de los sectores menos favorecidos, de su dedicación en los procesos de formación académica de las juventudes de nuestra amazónica ciudad, de su notable desempeño como Alcalde en la administración pública y de su pasión por regalarnos una identidad a todos los habitantes de la provincia de Napo, efectuando las investigaciones necesarias y pertinentes para concluir la esencia de nuestra historia, que es lo que nos dignifica y nos enorgullece día tras día, porque por él conocemos de donde vinimos y podemos proyectar aquel futuro tan anhelado que esperamos; sin embargo, para mí, él siempre será aquel consejero que a muy corta edad me otorgó la herramienta con la cuál pude enfrentar académicamente a todo el mundo. Cuando estudié en el Colegio Militar Eloy Alfaro su mensaje estuvo presente, cuando me gradué de Ingeniero en la ESPE su mensaje estuvo presente, cuando me formé como Magister en Argentina su mensaje estuvo presente, incluso cuando me convertí en Piloto de Aviones su mensaje estuvo presente, porque la lectura es transversal, excede lo contextual para transformarse en algo fundamental y por ese mensaje tengo que decirle gracias a Don David (Uchutican), por abrir mis ojos y otorgarme tan importante obsequio, la pasión por la lectura y el compromiso por contribuir con los conocimientos adquiridos al progreso de los sectores menos favorecidos.
Hoy que su luz se ha extinguido, que inició aquel viaje inevitable que todos los seres humanos estamos destinados a efectuar, más que lamentar su partida, nos queda celebrar aquello que fue su existencia, ya que él no fue un individuó intrascendente, sino un ser humano excelente, que formó juventudes por medio de las cuales su esencia sigue y seguirá vigente, por siempre.
Sus textos son un homenaje a los pueblos indígenas, a los colonos y a los mestizos que formaron las bases de lo que hoy es nuestra eterna ciudad de Tena, y por ello debemos destacarlos, porque fueron escritos con la misma elocuencia con la que él incendiaba las tarimas a la hora de discursar, convirtiéndose en aquella luz llamada a iluminar los destinos de todos los amazónicos.
Sus alumnos le decimos gracias, porque esté donde esté, sabemos que se regocija de ver que sembró en tierra fértil, ahora solamente nos queda evocar su recuerdo, sus lecciones y su ejemplo, para construir esa ciudad, esa provincia y esa amazonia que tanto anhelaba, por la que usted vivía y a la que usted jamás defraudaba.
Maestro David, Gracias…
Autor: Fernando Dalgo Ballesteros.

fernandodalgo
Sin Comentarios
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *